fbpx

Que el año 2020 haya sido declarado el AÑO INTERNACIONAL DEL PERSONAL DE ENFERMERÍA Y DE PARTERÍA, a raíz de la propuesta del director general de la OMS, Tedros Adhanom, significa que por primera vez un organismo internacional con un gran posicionamiento a nivel mundial reconoce públicamente que el personal de enfermería y partería es vital en la prestación de servicios de salud, enfatizando además la necesidad de aumentarlo de aquí al 2030 en 9 millones con el fin de lograr la cobertura sanitaria universal, y alcanzar así, el Objetivo de Desarrollo Sostenible No 3: Salud y bienestar, mediante la solicitud a todos los estados miembros de la OMS de invertir en este personal, y a que se utilicen sus conocimientos especializados, y se apoye su participación en políticas sanitarias. (1)

Esta iniciativa además de resaltar la labor del personal de enfermería y partería, también evidencia las difíciles condiciones que este personal sanitario enfrenta diariamente; y que hoy día se ven más agudizadas debido a la emergencia en salud pública por el Covid-19, decretada ya como pandemia por la O.M.S.

Queridas y queridos colegas:

“Tenemos un enorme problema rodeado de enormes obstáculos, pero también tenemos una enorme oportunidad, y hemos de asegurarnos de que la aprovechamos” (2); esta frase de la Dra Margareth Chan, pronunciada en otro contexto en el año 2010, la he querido retomar para convocar a todo el gremio de enfermería a que mostremos al mundo nuestro papel activo y decisivo durante las fases de alistamiento, contención y mitigación de la pandemia; ya que para todas y todos es evidente que este virus no tiene tratamiento farmacológico, sino intervenciones de enfermería, y la valiosa estrategia de la prevención, y con ella, nuestra regla de oro: el lavado de manos, que día tras día venimos enseñando a nuestros pacientes y exigiendo al equipo de salud, y que hoy se erige como la más útil y económica herramienta para contener la transmisión del Covid-19 y salvar vidas.

Es evidente que para lograr nuestro posicionamiento social y económico, tenemos que salir unidas y unidos a buscarlo, es decir, que somos nosotras y nosotros las y los que debemos ir tras esas conquistas, de lo contrario, este año puede convertirse en uno de los años en que más haya trabajado el equipo de enfermería, con la mayor morbi-mortalidad y la mayor pobreza para el gremio y sus familias, ya que los salarios continúan siendo paupérrimos en varios países; y en Colombia, la pandemia llega cuando la crisis del sector salud por la instauración de la ley 100 de 1993, muestra su más alto grado de ineficiencia, debido a que la salud fue convertida en una mercancía por los sectores económicos, lo que permite que un gran número de enfermeras, auxiliares y camilleros se encuentren laborando con contratos de prestación de servicios, es decir, sin vacaciones, sin compensatorios y sin prestaciones de ley.

Vemos como mientras la mayor parte de la población puede guardar la cuarentena con sus familias, las enfermeras pertenecen a ese grupo de trabajadores que han tenido que dejar a sus hijos desescolarizados algunas veces solos en casa, o a sus padres ancianos, para someterse a jornadas extenuantes de trabajo, ya sea por la sobrecarga laboral o por la presión del momento, y en muchos casos con ausencia o mínima cantidad de elementos de bioseguridad.

.LLegó el momento para que enfermería renazca, se empodere (“proceso mediante el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo en cuanto forman parte de un grupo social, para impulsar cambios positivos en las condiciones en que viven”)(3), y muestre su liderazgo!.

Llegó el momento para que la enfermera facture cada procedimiento que le realice al paciente (ya que hasta ahora es el único profesional de salud que no factura); y es precisamente este veto, el que se ha constituido en el principal factor de discriminación, permitiéndose que se nos diga: “enfermería no genera ganancias”; cuando todas sabemos muy bien que cuando pasamos un catéter central por abordaje periférico, somos nosotras quienes realizamos el procedimiento y el médico quien lo factura, y en ese orden de ideas nos faltaría papel para enunciar todos los procedimientos que realizamos y que son facturados por otro miembro del equipo de salud, o que sencillamente no son facturados.

Llegó el momento para que se elimine la toca como parte del uniforme (ya que por lavarse con muy poca frecuencia se constituye en vector de microorganismos), llegó el momento para que los zapatos con que trabajen los miembros del equipo de salud, así como su uniforme o indumentaria, sean exclusivamente de uso intrahospitarario.

Llegó el momento para que demos rienda suelta a toda la creatividad que siempre nos ha caracterizado, llego el momento para dejar desbordar todas las ideas que ayuden a la humanidad a mejorar durante y después de esta crisis!


Las invito a compartir sus condiciones de trabajo, a que rodeemos a las veedoras de enfermería, a que participemos activamente y convoquemos reuniones virtuales donde conjuntamente podamos analizar cada situación para encontrar caminos que nos lleven a una verdadera solución. Es imperante que nos cuidemos entre nosotras y nosotros, que nos volvamos solidarias y solidarios, que seamos un sólo gremio, que cambiemos la crítica inútil, por el trabajo coordinado, que en lugar de dedicar tiempo para los celos y el odio, cultivemos el amor, el colegaje, el compañerismo y la amistad. Urge que aprendamos durante esta pandemia que lo único que nos va a hacer más fuertes e inmunes a sus consecuencias, es el amor, y sólo este es el que guiará nuestros pasos de forma segura; urge también que nos mantengamos enérgicas y saludables, porque si nosotras nos mantenemos saludables, es indudable que más personas tendrán mayores posibilidades de sobrevivir y estarán mejor cuidadas!

Cordialmente,

Enfermeria Escolar logo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

(1) https://www.who.int/es/news-room/campaigns/year-of-the-nurse-and-the-midwife-2020 (2) https://www.who.int/dg/speeches/2010/ncdnet_forum_20100224/es/ (3) https://www.ebc.mx/educacioncorporativa/articulos/empoderamiento-una-estrategia-de-liderazgo.php

Puntos de contacto para la gestión de acceso a servicios de salud.Consultar

IMPORTANTE: Evaluación condiciones de trabajo personal de salud y apoyo en la atención de la pandemia COVID19

Abrir encuesta